Providence – Una investigación realizada por fiscales federales encontró que el Departamento de Niños, Jóvenes y Familias de Rhode Island (DCYF) violó las leyes federales de derechos civiles.

La Fiscalía Federal para el Distrito de Rhode Island informó que el estado de Rhode Island segregaba de forma rutinaria e innecesaria a niños con salud mental y/o discapacidades del desarrollo en el Hospital Bradley en East Providence. «Es nada menos que atroz que el estado haya decidido almacenar a los niños en una institución psiquiátrica», dijo el fiscal federal Zachary Cunha en un comunicado. “En lugar de dar un paso adelante para brindar la atención, el apoyo y los servicios comunitarios que estos niños necesitan y que exige la ley”.

Los funcionarios dijeron que la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos también jugó un papel en la investigación, transmitiendo una carta con las conclusiones al gobernador y al director del DCYF detallando la investigación integral de varios años del gobierno federal. Los detalles de la carta alegaban que, en lugar de brindar servicios en el entorno más integrado y apropiado a las necesidades de estos niños, el estado los dejó hospitalizados en Bradley por mucho más tiempo del necesario.

Las autoridades dijeron que las admisiones de pacientes hospitalizados en el Bradley Hospital están diseñadas para durar sólo una o dos semanas, pero la investigación concluyó que los niños con discapacidades de salud conductual bajo el cuidado del DCYF a menudo eran “obligados a languidecer en el hospital” durante semanas, meses y, a veces, más de un año. Las autoridades dijeron que muchos de los niños en estos casos fueron retenidos a pesar de que estaban listos para ser dados de alta y eran más aptos para hogares familiares. «Tengo la esperanza de que los hallazgos que anunciamos hoy impulsen una acción rápida por parte del estado para cumplir con sus obligaciones bajo la ley federal», continuó Cunha. «Y mucho más importante, garantizar que se respeten los derechos civiles de estos niños».

La carta incluye que, desde el 1 de enero de 2017 hasta el 30 de septiembre de 2022, 527 niños bajo cuidado y custodia del DCYF o que recibieron servicios voluntariamente a través del DCYF fueron admitidos en el Hospital Bradley.