La Casa Blanca dijo el lunes que las operaciones «continúan ininterrumpidamente» en el aeropuerto de la capital de Afganistán, Kabul, después de un ataque con cohetes.

Testigos informaron sobre múltiples cohetes, y un funcionario estadounidense dijo a Reuters que fueron interceptados por un sistema de defensa antimisiles.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en un comunicado que el presidente Joe Biden había sido informado sobre el ataque y «reconfirmó su orden de que los comandantes redoblen sus esfuerzos para priorizar lo que sea necesario para proteger a nuestras fuerzas en el terreno».

Estados Unidos está trabajando para completar las evacuaciones de Kabul antes de la fecha límite del martes, y en medio de un empeoramiento de la situación de seguridad que incluyó un ataque suicida fuera del aeropuerto el jueves que mató al menos a 169 afganos y 13 militares estadounidenses.

El ejército de Estados Unidos también está investigando informes de víctimas civiles después de que llevó a cabo un ataque aéreo el domingo con el que dijo que eliminó «una amenaza inminente de ISIS-K (Estado Islámico Khorasan) al aeropuerto internacional Hamad Karzai».

«Nos entristecería profundamente cualquier posible pérdida de vidas inocentes», dijo el capitán Bill Urban, portavoz de Mando Central del Ejército de Estados Unidos (CENTCOM), en un comunicado el domingo por la noche.

Urban agregó que los resultados del ataque aéreo aún se estaban evaluando y que las explosiones secundarias “pueden haber causado más víctimas. No está claro qué pudo haber sucedido y estamos investigando más».

Según un informe de The New York Times, el ataque con drones o las explosiones secundarias mataron hasta nueve civiles, entre ellos niños.

Dina Mohammadi dijo que parte de su familia residía en el edificio y que varios de ellos murieron, incluidos niños, según Associated Press. No pudo proporcionar de inmediato los nombres o las edades de los fallecidos.

Karim, un representante del distrito, habló sobre las dificultades en el lugar para rescatar personas. «Había humo por todas partes y saqué a algunos niños y mujeres”, dijo.

Ahmaduddin, un vecino, dijo que había recogido los cuerpos de niños después del ataque, que provocó más explosiones dentro de la casa, informó AP.

El puente aéreo baja

Durante la evacuación se ha transportado por aire a unas 120.000 personas desde Kabul desde finales de julio, según informó la Casa Blanca a primera hora de la mañana del domingo.

«Este es el momento más peligroso en una misión que ya es extraordinariamente peligrosa, estos últimos días», dijo el domingo a la ABC el secretario de Estado Antony Blinken.

El senador republicano BenSasse, también en ABC, criticó las operaciones de evacuación de la  Biden.

“Claramente no hay ningún plan. No ha habido ningún plan. Su plan ha sido básicamente una charla optimista”, dijo.

Blinken dijo en una entrevista en CNN que unos 300 ciudadanos estadounidenses buscan la evacuación de Afganistán.