La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) completó la implementación de tecnología de reconocimiento facial en todos los aeropuertos internacionales de Estados Unidos, anunció este jueves la agencia gubernamental en un comunicado.

Este proceso, que es preciso en más de un 98 % de los casos, no es obligatorio para ciudadanos estadounidenses, pero sí para viajeros extranjeros, detalló la CBP.

Esta tecnología permite a los empleados de aduanas automatizar el proceso de revisión de documentos que se requiere para entrar en el país desde el extranjero.

Además, los viajeros que vuelvan a Estados Unidos podrían no tener que registrar sus huellas dactilares a la entrada, ya que su identidad podrá ser confirmada por reconocimiento biométrico facial.

De esta manera, a su entrada en el país, un viajero deberá tomarse una fotografía en el punto de acceso, que será comparada a través de un algoritmo con la fotografía del pasaporte o visado.

«El uso de reconocimiento facial para verificar la identidad acerca a los viajeros a un proceso verdaderamente sin contacto que es seguro y simplifica el viaje», dijo en el comunicado la empleada encargada de supervisar el programa de reconocimiento facial de la CBP, Diane Sabatino.