Providence – Una persona murió luego de un enfrentamiento temprano en la mañana en Providence que involucró «cientos de balas» disparadas por un sospechoso a la policía, según el Comisionado de Seguridad Pública, Steven Paré.

“Felicitaciones a los agentes de la ley que entrenan solo para esto, pero en mis casi 40 años nunca había visto algo así”, dijo Paré.

La policía recibió una llamada alrededor de las 2:30 a. m. de que Scott MacLean, de 61 años, estaba agrediendo a su hijo e hija en una casa multifamiliar en la Calle Denison.

Al llegar, la policía pudo sacar a todos de la casa, menos a MacLean que se atrincheró adentro.

Los miembros de la Unidad de Respuesta Especial de la Policía de Providence (SWAT) rodearon la casa e intentaron comunicarse con MacLean para que se rindiera.

Se sabe que MacLean ha tenido problemas de salud mental, dijo Paré. “No sabíamos lo que iba a hacer”, dijo.

MacLean luego disparó a los oficiales, lo que provocó que la policía respondiera al fuego, dijo Paré.

Cuando sonaron los disparos, los agentes evacuaron las casas de los alrededores para poner a todos a salvo.

La habitación trasera de la casa estalló en llamas. Los bomberos pudieron apagar el fuego rápidamente, según Paré, pero una vez que la policía pudo entrar, encontraron a MacLean muerto. Su causa de muerte sigue sin estar clara. Ningún civil u oficial resultó herido.

Paré dijo que los oficiales estaban familiarizados con MacLean, quien padecía problemas de salud mental, pero no tenía antecedentes penales.

Los hijos de MacLean le dijeron a la policía que había al menos 15 armas en la casa y algunos rifles en una caja fuerte.