Casi tres meses después de obtener la confirmación para la Corte Suprema, Ketanji Brown Jackson se convierte oficialmente en jueza del máximo tribunal el jueves.

Jackson, de 51 años, prestará juramento como la juez 116 de la corte el jueves, justo cuando se jubila el hombre al que reemplaza, el juez Stephen Breyer.

El pas de deux judicial tendrá lugar al mediodía, el momento en que Breyer dijo en una carta al presidente Joe Biden el miércoles que su retiro entrará en vigencia después de casi 28 años en el tribunal más alto de la nación.

Se espera que la corte emita sus opiniones finales más temprano el jueves en un término trascendental y rencoroso que incluyó anular la garantía del derecho al aborto de Roe v. Wade. Los casos restantes son un desafío a la capacidad de la Agencia de Protección Ambiental para regular las emisiones de las centrales eléctricas que contribuyen al calentamiento del clima, y el intento de Biden de poner fin al programa de asilo «permanecer en México» de la era Trump.

En una ceremonia que la corte informó que transmitirá en vivo en su sitio web, Jackson recitará dos juramentos requeridos para los jueces de la Corte Suprema, uno administrado por Breyer y el otro por el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts.

Jackson, juez federal desde 2013, será la primera mujer negra en servir como juez. Se unirá a tres mujeres, las juezas Sonia Sotomayor, Elena Kagan y Amy Coney Barrett, la primera vez que cuatro mujeres servirán juntas en el tribunal de nueve miembros.

Biden nominó a Jackson en febrero, un mes después de que Breyer, de 83 años, anunciara que se retiraría al final del mandato de la corte, suponiendo que se confirmara a su sucesor. El anuncio de Breyer antes de lo habitual y la condición que adjuntó fue un reconocimiento del tenue control de los demócratas en el Senado en una era de hiperpartidismo, especialmente en torno a las judicaturas federales.

El Senado confirmó la nominación de Jackson a principios de abril, con una votación de 53 a 47 en su mayoría de línea partidista que incluyó el apoyo de tres republicanos.

Ha estado en una especie de limbo judicial desde entonces, siendo jueza en la corte federal de apelaciones en Washington, D.C., pero sin escuchar ningún caso. Biden la elevó a ese tribunal desde el cargo de juez de distrito al que fue nombrada por el presidente Barack Obama.

Jackson podrá comenzar a trabajar de inmediato, pero el tribunal habrá terminado la mayor parte de su trabajo hasta el otoño, además de las apelaciones de emergencia que surgen ocasionalmente. Eso le dará tiempo para instalarse y familiarizarse con las aproximadamente dos docenas de casos que el tribunal ya acordó escuchar a partir de octubre, así como con cientos de apelaciones que se acumularán durante el verano.