Un grupo de siete legisladores de Texas visitó en la cárcel a la mujer latina condenada a muerte, Melissa Lucio, cuya ejecución está prevista para el próximo 27 de abril y rezaron junto a ella para «ayudar a evitar una injusticia irreversible», dado que su caso ha estado plagado de irregularidades.

Según informaron este jueves los representantes de Lucio, la estadounidense de origen mexicano recibió el miércoles la visita de, entre otros, el republicano Jeff Leach y el demócrata Joe Moody, que forman parte de un grupo de más de 80 miembros de la Cámara de Representantes de Texas que firmaron recientemente una carta al gobernador del Estado pidiendo que se suspenda la ejecución.

«Somos ciudadanos de la humanidad inspirados por la acción urgente de tratar de evitar una injusticia irreversible», dijo en las redes poco después de la visita la legisladora Victoria Neave Criado, otra de las congresistas que acudió a la prisión de Mountain View, en la localidad texana de Gatesville, donde se encuentra Lucio.

Esta madre de 14 hijos se convirtió en 2008 en la primera latina en ser condenada a muerte en el estado de Texas. Está acusada de matar de una paliza a su hija de 2 años, Mariah, aunque ella asegura que la niña falleció como resultado de un accidente, tras caer por una escalinata larga y empinada.

Ante su inminente ejecución, Lucio ha recibido el respaldo de numerosas organizaciones, entre ellas «Project Innocence», que ayudó en la presentación de una petición de clemencia que incluye la opinión de siete expertos en medicina forense que apuntan a que las lesiones de la niña podrían haberse debido a este accidente.

Además, cuatro miembros del jurado que condenó a muerte a Lucio aseguran ahora que, de haber conocido durante el juicio algunos de los detalles que han trascendido después, no se habrían decantado por esa sentencia, y han pedido que se celebre un nuevo proceso judicial.

Esas dos circunstancias, según el equipo legal de Lucio, hacen que esta condena a muerte sea una injusticia.

El caso de Lucio ha recibido la atención y el apoyo de la estrella estadounidense Kim Kardashian, que con anterioridad solicitó el indulto de otros presos con sentencias muy discutidas, logrando en algunos casos su revisión.