La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reveló un nuevo paquete de sanciones que incluye una prohibición a todo el petróleo ruso: para las importaciones de crudo en seis meses y de productos refinados al finalizar el año.

El paquete tiene que ser aprobado por los 27 miembros de la Unión Europea, pero según von der Leyen, “eso no será fácil” porque muchos de ellos “tienen una gran dependencia del petróleo ruso”.

“Pero teníamos que hacerlo”, dijo al Parlamento Europeo.

Los plazos permitirán a algunos miembros de la UE encontrar alternativas al petróleo ruso y a los efectos negativos en los mercados globales, al tiempo que ayudará a maximizar la presión a Rusia mientras minimiza los daños económicos colaterales, agregó.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, ha demandado acciones europeas más extensas para cortar las importaciones de energía rusa, y dijo esta semana que el nuevo paquete de la UE “debería incluir pasos claros para bloquear los ingresos de Rusia procedentes de la energía”.

Las sanciones propuestas por la UE incluyen también remover al mayor banco de Rusia, Sberbank, del sistema internacional SWIFT de transacciones y mensajería, y señalar a los funcionarios y militares “que cometieron crímenes de guerra en Bucha y los responsables del asedio inhumano a Mariúpol”.

“Esto envía otra importante señal a todos los culpables en el Kremlin: sabemos quiénes son, los hacemos responsables y no se saldrán con la suya”, dijo von der Leyen.

Añadió que el presidente ruso, Vladimir Putin, “tiene que pagar un alto precio por su brutal agresión (a Ucrania)”.

«Putin quería borrar a Ucrania del mapa y claramente no ha tenido éxito. Al contrario, Ucrania ha crecido en valentía y unidad, y ahora es su propio país, Rusia, al que Putin está hundiendo”, subrayó von der Leyen.